Reseña: «Poemas 1969-1985» de Osvaldo Lamborghini, por Carlos Pott

"Poemas 1969-1985". Osvaldo Lamborghini (Buenos Aires, 1940). Literatura Random House (2015). 559 páginas. 25,90 euros.

«Poemas 1969-1985». Osvaldo Lamborghini (Buenos Aires, 1940). Literatura Random House (2015). 559 páginas. 25,90 euros.

El nombre celestial de César Aira preside la edición de los Poemas de Osvaldo Lamborghini. Como su albacea testamentario, Aira se encargó no solo de organizar toda su obra para su publicación, sino también de descubrir una parte sustancial de la misma, de la que ni aun sus amigos más íntimos tenían noticia. La figura de Lamborghini irrumpió en el sistema cultural argentino como el objeto ideal en torno al que poner en marcha las dinámicas de apropiación de la marginalidad que tan caras le son en virtud de su esforzado afrancesamiento genealógico. Estas cristalizaron años después en el libro Y todo el resto es literatura (2008), compilación de textos críticos que tendían a repetir dos maniobras indecorosas: celebrar en mitad de una ceremonia de canonización la otredad secreta y soslayar la recalcitrante argentinidad del sujeto.

Un volumen que reúne la poesía de Lamborghini es un objeto cuanto menos desmedido, pero también incompleto: hay algo arbitrario en presentar los poemas disociados de los relatos de quien estaba empeñado en confundir las potencias de ambos géneros. Valga un ejemplo: mientras que la lectura en voz alta de narraciones como “Sebregondi retrocede” es una experiencia voluptuosa, cuando la voz se enfrenta a los poemas tiene que lidiar penosamente con las rupturas gráficas, la puntuación indisciplinada que distribuye asimétricamente las intensidades, la irregularidad de las cascadas versales o el puntual prosaísmo. La forma de los poemas nos obliga a inventar una voz interior que sostenga su lectura, y así el poeta invade nuestra intimidad en un gesto que armoniza con el descrédito radical de la interioridad (como lugar en que pueda darse lo singular) que sostiene toda su obra.

Poemas 1969-1985_autor1

Con la elegancia que da el aburrimiento, Aira resolvió la cuestión del malditismo, despertada por la expresión obtusa y procaz y las derivas de la vida personal: “No fue objeto de repudios ni de exclusiones; simplemente se mantuvo al margen de la cultura oficial, con lo que no perdió gran cosa”; y nos conminó así a una mayor responsabilidad al desentrañar los enigmas sobre los que restalla su expresión literaria. Por lo demás, se diría que Aira rehusó ser el crítico fundacional de Lamborghini a la manera (aunque necesariamente con menos aparato y ambición) en que Sartre lo fue de Genet, y si la tortuosa relación con lo alegórico del irreductible El Fiord se ha hecho más prominente a través de las lecturas de Ludmer o Schettini, parece que la poesía no ha encontrado a su crítico de referencia; o que ninguna trayectoria intelectual ha tenido la forma exacta, y aún hoy impensada, que la haría participar con autoridad de la formación de sentido en el marco de la poesía de Lamborghini, que conserva una dificultad precisa que excita y aturde.

Seguramente no haya forma de aplacar el carácter problemático de la obra de Osvaldo Lamborghini. Si bien el estado del pensamiento literario argentino ofrecía bases que permitían su celebración, esta tuvo lugar sin dejar de hacer pasar por perversas las declinaciones del gusto que amparan tantos elogios. La acumulación de frases y apuntes por sobre la cohesión y continuidad del sentido y la preeminencia de las mutaciones (de género, de expresión, de significado) inciden en una evidencia intolerable: que la literatura es una actividad esencialmente material.

Quizás el tiempo vuelva a ocultar la obra de Lamborghini cuando se le exija el pago por haber condenado a la crítica a esta misma impotencia perifrástrica. Carlos Pott. 

 

Recomendaciones de Carlos Pott:

Diario de Moscú, Walter Benjamin (Abada, 2015)

Historia de la Biblia, Karen Armstrong (Debate, 2015)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s