Reseña: «La furia» de Théroigne de Méricourt y otros autores, por Ana Blé

"La Furia. Proclamas y manifiestos de una revolucionaria caníbal". Théroigne de Méricourt (Lieja, 1762) y otros autores. La Felguera, 2015. Traducción de Teresa Lanero. 196 páginas. 16 euros.

«La Furia. Proclamas y manifiestos de una revolucionaria caníbal». Théroigne de Méricourt (Lieja, 1762) y otros autores. La Felguera, 2015. Traducción de Teresa Lanero. 196 páginas. 16 euros.

Théroigne de Méricourt fue uno de los personajes más extremos y fascinantes de la Revolución Francesa. Una pionera del feminismo guerrero que luchó por la libertad de su pueblo y por la igualdad de derechos de las mujeres, enfrentándose al enemigo con una fiereza inimaginable. Llegó al punto de proponer la formación de batallones de amazonas, y ella misma estuvo en la toma de la Bastilla blandiendo su propia espada al frente de un escuadrón de féminas. Una figura polémica, digna de conocer y de recordar, aunque la historia de su vida ha llegado hasta nuestros días bastante adulterada.

Su personalidad rebelde la condenó al ostracismo y al olvido porque rompía moldes e inspiraba recelo y miedo en los hombres, incluso en aquellos pretendidamente revolucionarios, que acabaron arrinconándola en vez de apoyarla y reconocerla como a una compañera. A pesar de su talento y de su valor, terminó muriendo completamente enajenada entre las paredes de un manicomio. Más tarde se repitió el motivo por el que muchas otras mujeres excepcionales también fueron excluidas de la historia o cubiertas de clichés para desdibujar sus logros: la historiografía falocentrista. O lo que es lo mismo: la perspectiva machista con la que se ha ido escribiendo la historia. Y el hecho de que Théroigne fuera una enérgica defensora de la violencia, supuso además un lastre para que las corrientes feministas intentaran rescatarla de su abandono histórico.

Pero este libro, exquisitamente ilustrado y editado, por cierto, trata de hacer justicia. A través de la recopilación de textos de distintos autores de entonces y de ahora, incluida la propia Théroigne, intenta servir de ayuda para reconstruir la biografía de Anne Josèphe Terwagne, el verdadero nombre de esta amazona revolucionaria. Aún así, no nos queda más remedio que hacer un esfuerzo de imaginación para lograr atisbar su verdadera cara, porque las palabras que leemos nos muestran a una joven educada, a una cortesana sin escrúpulos, a una combatiente feroz, a una locuaz oradora, a una loca desahuciada, a una caníbal histérica, o a una instructora de harpías, entre otras cosas. Muy interesante comprobar cuánto se esforzaron algunos en denigrar su persona.

Y, sin embargo, una paradoja y un guiño de la historia: Delacroix se inspiró en ella para pintar “La libertad guiando al pueblo”, una obra que se ha convertido en símbolo de la lucha por este derecho. Acordaos siempre de Théroigne cuando miréis a esa mujer semidesnuda que va portando la bandera tricolor en medio del campo de batalla. Sabed y recordad que no fue un demonio, sino una heroína. Ana Blé. 

Recomendación de Ana Blé:

Cómics (1986-1993), de Julie Doucet, Editorial Fulgencio Pimentel, 2015.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s