Opinión: “Hacer socios y pintar dibujos” por Manuel Guedán Vidal

Caminando por Callao, me crucé con un chico al que años atrás había dado clase en un instituto. Se trataba de uno de esos alumnos silentes y huidizos, aunque con una vaga pátina de malote: pantalones cagados, gorra en clase, última fila, pintaba las mesas. Ahora lucía un chaleco de Intermón Oxfam y trató de hacerme socio.

Tras el encuentro saqué el móvil para tuitear algo así como “qué buen profesor debí ser, que mis alumnos han terminado haciendo socios en Callao”. Afortunadamente, mis dedos cargados de falsa autoparodia y rancio clasismo no llegaron a dibujar el patrón de desbloqueo. #ShameOnMe. Como si hubiera una relación causa-efecto entre la calidad del profesor y la profesión del alumno. Como si todo el mundo aspirara a convertir sus cualidades en salario. Como si, y sobre todo como si,  hubiera una relación unidireccional entre las aptitudes de las personas y el tipo de trabajo remunerado que practican. Yo no sé si con el paso de los años uno se desarrolla lo suficiente como para evitar el alzamiento de los maleantes que habitan las mazmorras de nuestra ideología, pero al menos sí sé que quien inventó las contraseñas en los dispositivos nos hizo mejores personas al regalarnos regaló esos segundos de reflexión que nos permiten detectar la mierda asimilada.

¿Y qué hay después de la mierda? Frente al pensamiento cavernario, el riesgo de lo molón. Me explico: el chico acabó reconociéndome y yo, que hasta entonces no había dicho nada, me apresuré a pronunciar su nombre, sin venir a cuento, sin sintaxis que lo amparara, apenas un “Carlos” flotando sobre el aire caliente de la rejilla de Preciados, buscando ridículamente sembrar cierta familiaridad en su rutina de transeúntes a la carrera. Durante la breve conversación me contó que en sus ratos libres seguía pintando y yo me sentí aliviado. Como si seguir pintando volviera mejores a las personas. Como si las actividades creativas y los hobbies artísticos fueran el contrapeso a la rutina laboral que hiciera más digna la existencia. Cuando es el guionista de El club de los poetas muertos el policía ideológico que vigila las mazmorras, apaga y vámonos.

Ilustración: Josep Renan

Ilustración: Josep Renan

Los maleantes que habitan las mazmorras de Icíar Bollaín –me consta que no fue ella, sino sus maleantes- le llevaron a tomar una decisión cuestionable en su documental En tierra extraña, en el que filma a varios jóvenes emigrados al Reino Unido a causa de la crisis: cada vez que alguien habla, aparece un rótulo con su nombre y su titulación universitaria, obligándonos a recalar en el desfase que hay entre su formación –entendida como destino- y su puesto de trabajo. ¿Qué diferencia hay entre que friegue platos en un McDonald’s de Edimburgo un ingeniero de telecomunicaciones y los friegue alguien sin titulación superior?, ¿son su explotación y su precariedad menores? Desde luego en el primero el Estado ha invertido más dinero que luego no se ha rentabilizado, pero esa no es la verdadera naturaleza del conflicto. Hagamos de la desmoralizante devaluación de las condiciones laborales al menos una ocasión para revisar las connotaciones y los vínculos entre un diploma y el tipo de vida que merecemos, entre nuestras aptitudes y nuestros ingresos, entre nuestra labor y su consideración social.

Ya que Rajoy agradeció a Cameron su visita, “así como a los británicos que vienen a conocernos, a trabajar o a pasar los años de su jubilación”, estaría bonito que Cameron diera también a los gracias a los españoles que han ido allí de turismo, a hacer socios, o a fregar sus platos en el McDonald’s, pero entiendo que eso no es posible porque este es un ejemplo demagógico: en el McDonald’s, en realidad, no hay platos. Manuel Guedán Vidal.

Manuel Guedán Vidal (Madrid, 1985) es crítico, editor y profesor de literatura. Ha publicado el ensayo Yo dormí con un Fantasma. El espectro de Manuel Puig.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s