Reseña: «Memorias de la Revolución Cultural. Conejitos» de Luo Ying, por Elena Sierra

9788498958713

«Memorias de la Revolución Cultural. Conejitos». Luo Ying (Lanzou, 1956). Visor de Poesía (2014). Trad. Rafael Patiño Góez. 277 páginas. 12 euros

Poesía. Los poemas de Luo Ying Memorias de la Revolución Cultural y Conejitos están disponibles en castellano, en Visor, desde hace unos meses, y ahora que el Gobierno chino ha anunciado que mandará a sus artistas a conocer la realidad de los campos una temporadita como parte de su proceso de formación, merece la pena fijarse en ellos de nuevo. China no habla de “reeducar” como se hizo durante la Revolución Cultural –periodo durante el cual se exterminó a varios grupos sociales y llevar gafas te etiquetaba como intelectual y por tanto como contrarrevolucionario–, pero la noticia tiene un eco de aquello, sin duda. Y Luo Ying da cuenta a la perfección de qué significa “aquello”.

Vaya por delante que la traducción, que a veces se inventa palabras y otras no suena muy convincente, está hecha de la versión en inglés, lo cual invita a pensar que se han ido perdiendo significados por los caminos. Pero eso no le resta fuerza a lo que cuenta el autor, un peón de la Revolución Cultural desde la más tierna infancia. “Siempre me siento triste por nuestra suerte en la vida, siendo carne de cañón de una era”, escribe. La historia empieza por el principio: un padre que entraba dentro del apartado “contrarrevolucionario”, muerto pronto; una madre destinada a trabajar sin levantar la cabeza para mantener a los hijos; castigos, miedo, violencia por todas partes.

Luo Ying, o ese que aparece en los poemas –de los que se nos da hasta la hora en la que fueron escritos, como si todo formara parte de un atestado, de una investigación, de una autopsia–, fue un “pequeño guardia rojo” y su connivencia con el sistema le facilitó la entrada en la Universidad. La cultura lo salvó, de alguna manera. Llegó a ser lo que se llama un triunfador, con responsabilidad política primero; más tarde hizo tanto dinero que se puede permitir mirar Pekín desde lo alto de un rascacielos y organizar festivales de poesía. Y escribir, mirando atrás, para dar testimonio de un periodo infame (que él protagonizó). Elena Sierra. 

Recomendación de Elena Sierra:

Cómo aprendí a leer, Agnès Desarthe. Periférica (2014).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s